Luego de la investigación de la ATF, tres varones de entre 24 y 31 años fueron acusados de provocar el incendio que daño las oficinas corporativas de Target, en hechos ocurridos el 26 de agosto, cuando el rumor de que la Policía de Minneapolis había abatido a un hombre de raza negra en el Downtown provocó una serie de disturbios en el sector. Las cámaras de vigilancia del exterior e interior del inmueble permitieron la identificación positiva de los tres sujetos que ahora tendrán que enfrentar cargos federales.