Casa de Esperanza, con sede en St. Paul, es una de las organizaciones que mejor ha logrado apoyar a las personas en situación de violencia doméstica. Con más de 40 años de operación, ha ayudado a miles de familias a enfrentar esta situación que muchas mujeres viven en silencio. Hoy, con el confinamiento que se lleva por la pandemia, el problema se ha incrementado en todo el mundo. La Filántropa MacKenzie Scott ha anunciado que apoyará a Casa de Esperanza para continuar con su labor en favor de la sociedad. Este apoyo monetario respalda las labores en contra de la violencia de genero y seguramente se verá reflejado en una sociedad más justa y con oportunidades para el desarrollo de las Comunidades Latinas en Minnesota y todo el país.