Un proyecto de ley que prohíbe a los minnesotanos mantener sus teléfonos detrás del volante ahora está en proceso de finalizar. Los legisladores dieron crédito a los grupos de seguridad que han cabildeado por el cambio, y a los miembros de la familia que pusieron el foco en las tragedias personales de los seres queridos perdidos por conductores distraídos. 

Muchos modelos nuevos de automóviles vienen con tecnología manos libres incorporada que se puede sincronizar con teléfonos inteligentes. Los minnesotanos con autos de modelos más antiguos podrán cumplir con los dispositivos Blue Tooth o los auriculares económicos.  El proyecto  debe ser aprobado nuevamente por la Cámara de Representantes y el Senado sin ningún cambio antes de dirigirse al gobernador Tim Walz para su firma. Todo eso debería suceder en las próximas semanas.