Un dato interesante, producto de la pandemia, es que las muertes por influenza han disminuido de manera considerable, hasta casi desaparecer al llegar a niveles muy por debajo de lo visto en varias décadas. Se presume que las medidas extremas para evitar contagios han servido también para prevenir esta enfermedad que en promedio costaba anualmente hasta 60 mil muertes en los estados unidos y que hasta el momento no se ha determinado el numero total del año pasado, pero es significativamente menor.