Trimeanna Williams, confesó haber ayudado a su hijo a huir, luego de que este matara a su mejor amiga. Como le reportamos oportunamente, ambas mujeres estaban consumiendo alcohol y drogas en compañía de sus hijos menores de edad cuando el hijo de Williams de entonces 17 años, sacó una pistola y la puso frente al rostro de la mejor amiga de su madre, de nombre Jennifer. El menor le exigía el pago de 270 dólares y le dijo que contaría hasta tres antes de disparar, cosa que hizo, privándola de la vida inmediatamente. Madre e hijos se dieron a la fuga y se deshicieron del arma, pero al regresar al otro día al cuarto a recoger sus pertenencias, fueron detenidos por la policía. La madre enfrenta una pena de hasta 6 años mientras que la fiscalía pretende que se juzgue como adulto al menor.