La imagen de Richard Bennet, el sujeto que durante la invasión al capitolio se retrató sentado en la silla de la Presidente de la Cámara de Representantes, Nanci Pelosi; con las botas sobre su escritorio, podría pasar no tan cómodamente sus próximos once años. Resulta que el originario de Arkansas fue identificado y detenido y de ser hallado culpable sería condenado a poco menos de once años tras las rejas y una sanción de un cuarto de millón de dólares. Las autoridades federales están identificando a los involucrados que acudieron de todo el país, y rápidamente presentándolos ante el juez.

Crédito: Foto The Washington Post