Desde que comenzó el brote de COVID-19 en el estado el mes pasado, se han realizado pruebas de detección de la enfermedad a casi 54,000 personas. En los últimos días, el número de pruebas completadas en laboratorios privados y estatales ha aumentado a más de 2,000 pruebas por día.
A principios de esta semana, el gobernador Tim Walz anunció un plan que aumentaría la capacidad de pruebas del estado a alrededor de 20,000 pruebas al día, suficiente para que cualquier Minnesotán que muestre síntomas pueda hacerse una prueba.
Se espera que el número de casos en el estado aumente a medida que aumentan las capacidades de prueba. En una conferencia de prensa el jueves, Walz dijo a los periodistas que el estado aún no ha alcanzado su punto máximo.
“Los días más difíciles están por venir”, dijo. “La subida sigue ahí”.
Minnesota permanece bajo una orden de quedarse en casa hasta el 13 de mayo, aunque el gobernador dijo que las restricciones podrían aliviarse la próxima semana para las empresas que no implican contacto directo con los clientes.
Según Walz, estos negocios posiblemente podrían reabrir el lunes, dado que proporcionan planes sobre cómo mantendrán el distanciamiento social. La medida podría enviar a 100,000 habitantes de Minnesota de vuelta al trabajo, dijo el gobernador.
La orden estatal de quedarse en casa fue diseñada para ganar tiempo para que el sistema de salud del estado se prepare para un aumento esperado en los casos. El gobernador dijo el jueves que pronto tomará una decisión sobre si extender o no la orden