En lo que parece ser el remake de una película que ya vimos y sabemos como acaba, el Gobernador de Wisconsin Tony Evers decretó estado de emergencia luego de las manifestaciones violentas tras conocerse las imágenes en donde un elemento de la Oficina del Sheriff de Kenosha dispara siete veces contra Jacob Blake. Se había llamado originalmente a 125 elementos de la Guardia Nacional, mismos que no fueron suficientes para contener a la muchedumbre enardecida, misma que quemó anoche no menos de 30 locales comerciales. E momento se sabe que la cantidad de elementos de la Guardia Nacional se duplicó, además de decretarse un toque de queda y se desconoce qué medidas vengan junto con el estado de emergencia.