El Fiscal General de Minnesota, Keith Ellison, junto con otros 15 colegas de diferentes estados del país, demandó a la administración de Donald Trump que busca prohibir trabajar a los inmigrantes que son liberados bajo supervisión mientras dura el proceso de inmigración. Señalan en la carta que, con esto, se afecta a más de 17 mil personas que no tendrían un modo honesto de ganarse la vida, afectando tanto a las familias como al erario, pues tendrían que ser asistidos por programas sociales.