Luego de que el Gobernador Tim Walz emitiera una orden ejecutiva protegiendo a los inquilinos de ser desalojados de sus viviendas durante la pandemia, una mujer de Apple Valley, de nombre Joanna Wentzlaff, le pidió por medio de su corredor de bienes raíces a los inquilinos que rentaban su casa, que la desalojaran para poder venderla. Estos se comunicaron a la oficina del Fiscal General de Minnesota, Keith Ellison, y de ahí apercibieron a la propietaria de que estaba violando la orden del mandatario estatal. Entonces la propietaria consiguió una excepción a la orden de Walz alegando que un familiar de ella necesitaba mudarse a esa casa pues no tenía donde vivir. Resultó que luego de permanecer tres semanas vacía la casa se vendió. Ahora, el Fiscal Ellison informa que ha demandado a la casera en la Corte del Condado de Dakota exigiendo una sanción de 25 mil dólares, además de los gastos de su oficina durante la demanda. Espera el abogado del estado que esto sirva como precedente para otros caseros que quieran llevar a cabo acciones similares.