Un restaurante en East Grand Forks decidió desafiar la orden del Gobernador Tim Walz y ofrecer servicio al público. El establecimiento anunció en su página de Facebook que además de alimentos para llevar, atendería en el interior del local. Al lugar acudieron oficiales de la policía del lugar quienes le señalaron que estaba infringiendo la normativa, a lo que la propietaria de nombre Jane Moss dijo que estaba al tanto, pero que aun así seguiría abierto. Se le envió una carta conminándole a cerrar y ante la negativa, la oficina del Fiscal General de Minnesota ha entablado una demanda.