En la última semana previa a la elección general, el partido Republicano interpuso una demanda exigiendo que no se contabilizaran los votos que llegaran a la autoridad electoral después del 3 de Noviembre, entonces, la corte del octavo circuito decretó que como medida precautoria, estos votos se separaran de los demás en prevención a que fueran a ser descontados. Esto trajo una campaña intensa para invitar a los electores a llevar pronto sus votos o acudir en persona a sufragar. Hoy, la demanda en cuestión fue desechada por acuerdo entre ambas partes, esto era de esperarse ante el holgado margen con que ganó Joe Biden en Minnesota. En realidad, los votos que llegaron posterior a la fecha de la elección general son pocos, pero cada uno valioso y tendrán ahora que se contados y agregados al resultado final.