El presidente Donald Trump rechazó el lunes la sugerencia de reabrir temporalmente al gobierno mientras continúan las negociaciones de  su muro fronterizo, lo que indica que no hay una resolución rápida para el cierre parcial del gobierno en la cuarta semana.

Trump también se alejó aún más de la idea de declarar una emergencia nacional como una vía de escape

Trump ha exigido $ 5.7 mil millones para su prometido muro, mientras que los demócratas, quienes se oponen al muro como inmoral y derrochador, insisten en que Trump debe  reabrir  el gobierno antes de negociar la seguridad fronteriza.

Trump ha mantenido a Washington al borde de si recurriría a una declaración de emergencia, citando lo que dice que es una “crisis” del narcotráfico y el tráfico de mujeres y niños en la frontera. 

Los demócratas se oponen a una declaración de emergencia, pero pueden ser incapaces de bloquearla. Algunos republicanos también temen cómo un futuro presidente demócrata podría usar esa autoridad. Tal movimiento, si Trump finalmente tomara ese camino, casi seguramente sería desafiado en los tribunales.