Funcionarios aprobaron el uso de $ 1.8 millones para abrir dos instalaciones para poner en cuarentena temporalmente y aislar a las personas sin hogar que pueden haber contraído COVID-19.

Las personas que están experimentando la falta de hogar son altamente susceptibles al coronavirus debido a su residencia dentro del sistema de refugios, según un comunicado de prensa, más del 50% de los residentes de los albergues tienen más de 50 años en este momento, y muchos residentes de los albergues carecen de seguro médico.

Se han identificado dos sitios y los funcionarios están trabajando en finalizar acuerdos para abrirlos de inmediato.

Estas proporcionarán espacios para dormir, personal de enfermería, personal de refugios, seguridad y otras necesidades, incluidas comidas, baños, productos de higiene, algo de ropa y refrigerios, según las autoridades correspondientes.