El gobierno de Donald Trump admitió el jueves ante un tribunal federal de California haber separado a más niños migrantes de lo que ha dicho hasta ahora, y en meses anteriores a la fecha oficial de vigencia de un plan ideado como parte de su política de ’tolerancia cero’.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijo que el gobierno “admitió” ante una corte federal de distrito en San Diego, California, que separó a 1,556 padres e hijos “adicionales” entre el 1 de julio de 2017 y el 26 de junio de 2018. De ellos, 207 tenían menos de 5 años.

De acuerdo con datos del tribunal, en julio de 2018 el número total de separaciones era de 2,654, pero la cifra ha ido aumentando tras nuevas órdenes emitidas por el juez Dana Sabraw, quien preside la Corte Federal de Distrito de San Diego.