Ante la compleja situación que plantea la pandemia, directivos de los Minnesota Vikings han anunciado la decisión de, definitivamente, no permitir el acceso de público a los cuatro juegos que quedan pendientes de esta temporada regular en el US Bank Stadium. Señalan que lo más importante es la salud de la comunidad y que esperan que la próxima temporada ofrezca las condiciones para regresar a la vida normal. Por lo pronto los encuentros pueden ser seguidos por televisión.