El lunes, el Gobierno de Estados Unidos anunció que enviará 5,200 soldados a la frontera con México durante esta semana para responder a la llegada de 2 caravanas de inmigrantes centroamericanos, un movimiento que llega en plena campaña para las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Un grupo de 800 militares ya está en camino a Texas desde las bases militares de Fort Knox y Fort Campbell, ubicadas ambas en Kentucky, explicó el lunes en una rueda de prensa el comandante del Mando Norte del Departamento de Defensa, el General Terrence J. O’Shaughnessy.