El gobernador Tim Walz sabía que, con una orden ejecutiva, crearía una ola de nuevas solicitudes de desempleo, por lo que emitió una segunda orden para ayudar a manejar a los residentes de Minnesota recién desempleados.

Y la orden ejecutiva del lunes (cierre temporal de bares, restaurantes y muchos otros alojamientos públicos) se sintió de inmediato en el Departamento de Empleo y Desarrollo Económico, o DEED.

La agencia pasó de 40 solicitudes por hora la semana pasada a 2,000 solicitudes por hora el martes, según el comisionado de DEED Steve Grove. Eso es comprensible, considerando que 220,000 personas trabajan en la industria de restaurantes, bares y hospitalidad de Minnesota, ya sea a tiempo completo o parcial.