Las autoridades de EE. UU lanzaron gas lacrimógeno a migrantes durante las primeras horas del año nuevo para evitar el cruce  a unos 150 inmigrantes que intentaron romper la cerca de la frontera en Tijuana.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU dijo en una declaración el martes  que el gas fue utilizado para atacar a los lanzadores de rocas aparte de los migrantes que intentaban cruzar. La agencia dijo que los agentes vieron que los “niños pequeños” eran pasados ​​por una abertura con dificultad. Dijo que sus agentes no podían ayudar a los niños debido a las piedras que se lanzaban. Los agentes respondieron con humo, gas pimienta y gas lacrimógeno.

La agencia dijo que 25 inmigrantes fueron detenidos, mientras que otros regresaron a México a través de un agujero debajo de la cerca.

Aduanas y Protección Fronteriza dijo que  su política de uso de  fuerza  sería revisada por su Oficina de Responsabilidad Profesional.

La caravana  que salió de Honduras a mediados de octubre  creció a más de 6,000 miembros durante su viaje de un mes y medio hacia el norte. Ha sido un objetivo constante del presidente Donald Trump. 

Muchos de los migrantes están esperando en Tijuana la oportunidad de solicitar asilo en los EE. UU pero hubo un retraso antes de la llegada de la caravana y se espera que la espera sea de muchos meses. Otros han encontrado trabajo en México y han tratado de establecerse allí.

En un incidente anterior  los agentes estadounidenses lanzaron gas lacrimógeno a través de la frontera después de que algunos inmigrantes intentaran cruzar la frontera luego de una marcha pacífica en Tijuana el 26 de noviembre.

Trump se encuentra actualmente en una pelea con los demócratas del Congreso por la financiación del muro fronterizo que quiere construir. El estancamiento ha llevado a un cierre parcial del gobierno.