Estados Unidos y los talibanes están listos para cerrar un acuerdo para retirar las tropas estadounidenses y el inicio de las conversaciones de paz entre los insurgentes y el gobierno afgano.

 Pero el acuerdo se llevará a cabo solo si los talibanes cumplen con la promesa de reducir la violencia durante un período de siete días, según un funcionario occidental, un funcionario afgano y dos exfuncionarios estadounidenses que informaron sobre las conversaciones.

Las dos partes han revivido el mismo proyecto de acuerdo que estuvo a punto de firmarse el pasado septiembre, que exige un cronograma para la retirada de las tropas estadounidenses a cambio de que los talibanes acuerden cortar los lazos con los grupos terroristas y entablar conversaciones de paz con sus enemigos en el Gobierno afgano.

Si el acuerdo se lleva a cabo, sería un gran paso que podría poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos al lanzar conversaciones de paz directas entre los talibanes y el gobierno afgano por primera vez.

Un acuerdo le daría al presidente Donald Trump un tema de conversación en su intento de reelección, permitiéndole argumentar que cumplió una promesa de campaña para sacar a Estados Unidos de guerras “interminables” en el extranjero.