La Agencia Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de Infraestructura (CISA, por sus siglas en inglés), emitieron un anuncio hoy en el que advierten sobre una alta posibilidad de que agentes extranjeros y cibercriminales difundan información incorrecta sobre los resultados de las elecciones presidenciales.

Según ambas agencias, los criminales podrían crear nuevas páginas en internet, cambiar existentes, y crear o compartir contenido en redes sociales que contengan información falsa para desacreditar el proceso electoral y “minimizar la confianza en las instituciones democráticas de Estados Unidos”.

A esto se suma el posible retraso de varios días que se tendrá hasta que se certifique un resultado de las elecciones. Según el FBI, autoridades locales y estatales normalmente toman varios días para certificar los resultados finales de una manera en que se asegure que cada voto sea legalizado y contado. Pero este año el tiempo sería mayor.

“El aumento en el uso de boletas por correo debido a los protocolos de COVID-19 podría dejar a los oficiales con resultados incompletos la noche de elecciones”, lee el anuncio.

Esto causaría que agentes externos puedan usar ese tiempo para esparcir desinformación sobre supresión a los votos, ciberataques que pongan en riesgo la infraestructura de las elecciones, fraude en las boletas y otros.

“El FBI y la CISA urgen al público a evaluar críticamente las fuentes de información que consumen y buscar información confiable y verificada de fuentes creíbles”, finalizaron.