La Oficina del FBI en Minneapolis colabora de manera cercana con los diferentes Condados y con el Secretario de Estado para asegurar una elección tranquila y confiable. Según indica Michael Paul, agente especial a cargo de la oficina, en estos momentos están muy atentos a las redes sociales en busca de elementos de información falsa que busque reducir la confianza en el proceso electoral, a la vez, son los encargados de investigar cualquier denuncia de votación fraudulenta que pudiera presentarse y de las acciones de intimidación que sean denunciadas. El agente especial recalca que se toman todas las precauciones y que podemos votar confiando en las instituciones.