El FBI y el Sheriff del Condado de Heñían anunciaron que han ofrecido su ayuda a la policía de Minneapolis; “esto tiene que parar” dijeron. Ambas instituciones ofrecieron apoyo en inteligencia y el Sheriff Hutchinson además indicó que elementos de su corporación participaran activamente en el patrullaje de la ciudad.