SAINT PAUL, MN: El presidente de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), Yon de Luisa, reconoció este martes que hay temor en la institución por la posibilidad de que México tenga que jugar a puerta cerrada partidos internacionales por el grito homofóbico “puto” de los aficionados.

No quiero imaginar el posible escenario de jugar a puerta cerrada, Dios quiera que nunca suceda a la selección mexicana esa posibilidad, nosotros confiamos en que nuestra afición entre en conciencia porque la FIFA es estricta en estas cuestiones, dijo el directivo en una rueda de prensa.

México acumula 14 sanciones económicas que le ha impuesto la FIFA porque los hinchas suelen gritar “puto” a los porteros de los equipos rivales, lo cual la entidad rectora del fútbol califica como un grito homofóbico que no tolerará.

Con la nueva reglamentación de la FIFA los castigos por reincidencia pueden conllevar a jugar a puerta cerrada, a perder puntos en un torneo y hasta ser expulsado del mismo.