Steven Brandenburg, de 46 años, quien es acusado de estropear deliberadamente 500 dosis de la vacuna contra el Covid 19 en Wisconsin, se declaró culpable este martes de los cargos que se le imputan. Puede ser acreedor a una sanción económica de medio millón de dólares, así como 20 años en prisión. Estas sanciones son agravadas, considerando la época que se vive y la dificultad para obtener el fármaco. El Juez designó el 8 de Junio como fecha para que el farmacéutico de Grafton reciba sentencia y la Fiscalía solicitó al impartidor de justicia, que ese periodo lo pase tras las rejas, pues Brandenburg es reconocido por sus compañeros por difundir varias teorías conspiratorias, entre las que destacan que los atentados del 9-11 fueron ficticios, que la tierra es plana, y por supuesto, que las vacunas son cosa del diablo.