Steven Brandenburg, de 46 años, puede pasar los siguientes 20 en prisión, luego de aceptar declararse culpable de intentar arruinar deliberadamente 500 dosis de la vacuna contra Covid 19. El residente de Wisconsin a propósito dejó el medicamento fuera del refrigerador, pues leyó en un portal de internet, que el fármaco podría alterar el ADN de las personas provocando efectos adversos, situación que no tiene sustento. Normalmente podría ser condenado a 10 años y 250 mil dólares de multa, pero el Fiscal  Brian Boynton dijo que en una situación como la que se vive, quien atente contra la recuperación y con ello la prevención de la muerte de las personas, debe recibir un castigo severo y ejemplar.