Tal y como se avisó en una conferencia de prensa previa, el pasado jueves se presentó en la Cámara de Representantes de Minnesota, un proyecto de ley que busca  garantizar a los ciudadanos inmigrantes el derecho a poder gestionar su licencia de conducir, a pesar de su estatus migratorio.

La medida, presentada por el líder de la mayoría demócrata, el Ryan Winkler, , promovida por el grupo Licencias para todos cuenta con una coalición de aliados y defensores de todas parte de la sociedad minnesotana. Desde activistas, grupos religiosos, y grupos de representación inmigrantes de diferentes países, hasta el alto mando de la policía, la industria de la agricultura, y la industria hotelera, apoyan la medida co-escrita por la Representante de South Minneapolis Alisha Gomez. 

Según el propio Winkler, están convencidos que la medida pasará en la cámara baja en la actual sesión legislativa, y aseguran contar con aliados republicanos para presentarla en el Senado.