Autoridades de Bloomington se sienten preocupadas por el aumento significativo de llamadas al 911. Todo empezó cuando en marzo el condado y algunas asociaciones benéficas rentaron tres hoteles para albergar a las personas sin hogar, buscando evitar los contagios. Muchas de estas personas tienen problemas con el consumo de drogas y los vecinos se quejan de que tocan a sus puertas para pedir dinero, a la vez que se dan altercados entre ellos una vez que están intoxicados. La ciudad está buscando colocar a estas personas en hoteles distantes entre sí y con ello evitar que se deteriore la imagen de la ciudad.