Francisco Erwin Galicia, un chico de 18 años nacido en los Estados Unidos, fue liberado de la custodia de inmigración este martes después de haber sido detenido injustamente durante más de tres semanas.

El joven fue liberado de un centro de detención de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos en Pearsall, Texas. Su abogada, Claudia Galan, confirmó que había sido puesto en libertad menos de un día después de que una publicación de un periódico informara sobre su caso y atrajera la atención nacional. ICE no ha hecho comentarios sobre lo sucedido. Tampoco lo hizo la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, que supervisa a la Patrulla Fronteriza, la agencia que primero detuvo a Galicia.

Galicia vive en la ciudad fronteriza de Edinburg, Texas, y viajaba hacia el norte con un grupo de amigos cuando los detuvieron en un puesto de control interno de la Patrulla Fronteriza. Según la abogada y el periódico, los agentes detuvieron a Galicia bajo sospecha de que estaba ilegalmente en los EE UU, a pesar de que tenía una identificación estatal de Texas.

Galicia fue detenido durante tres semanas por la Patrulla Fronteriza y luego trasladada al centro de detención de ICE. Galan dijo que cree que Galicia fue “absolutamente” una víctima del perfil racial. Los otros que estaban en el vehículo con él eran todos latinos, incluido su hermano Marlon, de 17 años, quien nació en México y estaba ilegalmente en los Estados Unidos. Marlon le dijo al periódico que aceptó ser devuelto a México.