Los comerciantes afectados por los destrozos ocurridos luego de la muerte de George Floyd, más que estar pensando en cómo reconstruir, se enfrentan al problema de cómo demoler los espacios donde antes estaban sus negocios. Resulta que demoler los restos y limpiar los escombros de un terreno, puede costar desde 140 mil hasta 285 mil dólares, tratándose de un predio de tamaño normal, y buena parte de los seguros contemplan solo 25 mil dólares para esta tarea. La razón de esto es porque según afirman contratistas, los escombros de los edificios viejos por lo general contienen asbesto, y esto representa un riesgo extra. Lo cierto es que luego de los disturbios, muchos empresarios están optando por dejar Minneapolis y establecerse en otras ciudades del área metropolitana.