Luego de reunirse en privado la mañana de ayer lunes con propietarios de negocios de la Lake Street, el Gobernador Tim Walz informó que de nuevo solicitó la declaratoria de emergencia luego de los daños causados durante los disturbios que siguieron a la muerte de George Floyd. Walz esta vez dirigió la petición a la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos. El recuento de los daños indica que son más de 1,500 los negocios afectados, con una afectación económica de al menos 500 millones de dólares. De lograrse esta declaratoria, se tendría acceso a prestamos con tasas reducidas y plazos más largos.