Este primero de Julio entró en vigor la llamada Ley Alec Smith; luego de su promulgación, era para muchos el final del camino de un largo proceso legislativo inspirado en la persona de quien lleva el nombre. Alec Smith murió a los 26 años por racionar sus dosis de insulina ya que no tenía dinero para adquirirla ni un seguro que la cubriera. La legislatura estatal estuvo trabajando en un modelo que permita a toda persona que necesite este medicamento, tener acceso a él y para fines prácticos, obliga a los laboratorios a ofrecerle a estos pacientes un mes completo del medicamento por 35 dólares. La insulina ha visto aumentar sus precios de manera exorbitante sin que haya una justificación más allá de la oferta y la demanda, y por ello los legisladores votaron para que nadie tenga que elegir de nuevo entre comer y comprar sus medicamentos.