Esta semana la Ciudad de Minneapolis intentará poner a disposición del publico otra vez la Calle 38. Esta vía está cerrada al público desde el 26 de mayo, un día después de que George Floyd murió mientras era arrestado por elementos de la Policía. Varios voluntarios levantaron en el cruce de la 38 y Chicago un improvisado mausoleo en el que algunas personas depositan ofrendas. El monumento en cuestión impide el tráfico por ambas rúas lo que obliga a los automovilistas y llevar a cabo un rodeo para esquivarlo y a la vez, ha impedido a los servicios de emergencia acceder al lugar en repetidas ocasiones. El Concejo de la Ciudad ha propuesto que la Avenida Chicago en el tramo de la 37 a la 39 ahora lleve el nombre de George Floyd. En este momento es incierto si los grupos de activistas permitirán la re apertura de las vialidades.