Keith Ellison, Fiscal General de Minnesota se unió a 13 colegas más en otros tantos estados del país para demandar a la administración de Donald Trump, en esta ocasión, por los cambios propuestos por el mandatario federal a la estructura del Servicio Postal, mismos que afectarían de manera importante el proceso electoral llevado a cabo a distancia. Las modificaciones que ordenó Trump van en el sentido de retirar buzones, bajo el argumento de que ya no tanta gente usa el correo, así como quitar las máquinas distribuidoras de sobres a varias oficinas postales, llegando con esto a una sobrecarga de actividad y por lo tanto a una baja en la eficiencia. Varios estados han promovido especialmente este año el voto a distancia con el fin de evitar contagios en las urnas, y esto ha resultado en una mayor participación lo que según analistas, no beneficia al partido Republicano que basa su fuerza en el llamado “voto duro”. La demanda contra la administración fue interpuesta originalmente por el Fiscal General de Washington, Bob Ferguson, y se han ido sumando más estados.