La Corte de Apelaciones del Noveno Distrito ha decidido este viernes mantener la prohibición contra el Gobierno que preside Donald Trump para que no aplique sus nuevas reglas sobre el asilo.

Sin embargo, ha decidido que esta decisión sólo sea válida para el territorio afectado por esta corte, de forma que el Gobierno sí podría hacer cumplir la nueva norma en el resto del país.

La decisión final de la justicia, en cualquier caso, sigue pendiente: podría terminar por anular la medida definitivamente, o darle su visto bueno, cambiando para siempre las políticas migratorias de este país.

¿En qué consiste la nueva regla? El Gobierno anunció el 15 de julio una de sus medidas migratorias más restrictivas: cualquier inmigrante que solicite asilo en Estados Unidos debe pedirlo antes en al menos uno de los países que atraviese durante su trayecto hacia la frontera.

Eso significa, por ejemplo, que una familia centroamericana que huya de la violencia en su país deberá solicitar asilo en México (o, en el caso de hondureños y salvadoreños, en Guatemala) antes de poder hacer lo mismo en Estados Unidos.

Estas familias constituyen la mayoría de los solicitantes de asilo que han llegado a la frontera sur de Estados Unidos en los últimos meses. Pero la nueva regla también afecta a los migrantes mexicanos, africanos, cubanos o de Haití.