Luego de vandalizar los negocios localizados frente al Tercer Precinto de la Policía de Minneapolis; la turba se movilizó sobre la Lake Street, atacando los establecimientos que encontraban a su paso, la mayoría propiedad de inmigrantes que apenas comenzaban a operar de nuevo luego de las restricciones impuestas por la contingencia y que ahora enfrentarán una situación más complicada. Irónicamente estos inmigrantes fueron quienes apoyaron primero a la comunidad afroamericana luego de conocerse los hechos en que perdió la vida George Floyd y ahora son las víctimas de una protesta que salió de control a la voz de “las mercancías se reponen las vidas no” algo que seguramente será difícil de asimilar para los dueños y empleados de los establecimientos saqueados.

CRÉDITO FOTO: MPR