Las restricciones también abarcan reuniones de tipo social, como bodas, y en estas la reducción de capacidad es progresiva. A partir del 27 de noviembre, este tipo de eventos no podrá reunir a más de 50 personas, y luego del 11 de diciembre, solamente a 25. Todo evento de este tipo tendrá que terminar antes de las 10 de la noche, y no puede comenzar antes de las 4 de la mañana. En las reuniones familiares, se permitirá la presencia de integrantes de tres viviendas o menos, siempre y cuando no rebasen las 10 personas.