Un varón de aproximadamente sesenta años manejaba en North Minneapolis cerca del cruce de la Penn y Lowry cuando sintió un dolor intenso en el brazo y descubrió que había recibido un balazo.

De inmediato llamo al 911 y cuando llegaron los oficiales encontraron en el sector varios casquillos percutidos de diferentes calibres así como un carro con varios impactos de bala por lo que asumen que el infortunado conductor recibió una bala que no era para él. Las lesiones no ponen en peligro su vida y no hay detenidos por estos hechos.

#LaRaza #Minnesota

#Noticias #Minneapolis