Se espera que esta semana la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envié al Senado los artículos de juicio político en contra del presidente Donald Trump que aprobaron en diciembre, un paso que se había negado a tomar, para tratar de obtener concesiones por parte de republicanos.

Pelosi y el líder de la minoría demócrata en el Senado Chuck Schumer habían presionado a los republicanos para que aceptaran nuevos testigos y pruebas en un intento por “garantizar un juicio justo”, pero el líder del Senado Mitch McConnell rechazó sus demandas.

Al menos dos republicanos estarían de acuerdo con escuchar nuevas evidencias,  haría falta al menos dos más para aprobar una moción en ese sentido y por eso McConnell no flexibilizó su posición.