Los turistas que soliciten una visa para entrar a Estados Unidos o tramiten una extensión del tiempo de estadía deberán demostrar que no se convertirán en una carga pública a partir del 24 de febrero.

Así lo establece el nuevo reglamento publicado esta semana por la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), una dependencia federal que opera bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

La norma fue anunciada una semana después del fallo de la Corte Suprema de Justicia que anuló el dictamen de un tribunal inferior que tenía bloqueada la nueva política que iba a entrar en vigor a mediados de octubre.

La nueva regla de carga pública tiene como objetivo suspender y/o limitar la entrada al país de extranjeros que puedan convertirse en una carga para el Estado.