500 migrantes centroamericanos que se dirigen a Estados Unidos en una nueva caravana cruzaron este lunes a México desde Guatemala, pero más de 400 fueron interceptados después de atravesar el río Suchiate, frontera natural entre ambos países.

Otros cientos fueron contenidos en el límite por guardias nacionales mexicanos en enfrentamientos en que las fuerzas intentaron disuadir a los migrantes con gases lacrimógenos.

Ingresaron en condición irregular a territorio mexicano al atravesar el Río Suchiate, motivadas irresponsablemente por sus líderes y sin considerar los riesgos, que ello implicaba, para niñas, niños y adolescentes”, dijo el Instituto Nacional de Migración.

Agentes federales rescataron a 402 personas migrantes que fueron trasladadas a instalaciones del Instituto de Migración.