Luego de las consecuencias en la salud, los efectos en la economía serán los más importantes que deje esta pandemia. La proyección para Minnesota indica un déficit de 1.2 billones de dólares para el ejercicio fiscal 22-23. Sin embargo, no todo son malas noticias, dado que el panorama original planteaba en julio este déficit por arriba de los 4.7 billones de dólares, lo que permite anticipar un escenario menos complejo para esos años. En el presente ejercicio, el 2020-2021, el presupuesto presentado hace unos minutos anticipa un superávit de 641 millones de dólares, que si bien es mucho menor al esperado a inicios de este año promete esperanzas de recuperación.