Menos turistas en Estados Unidos de países como China y México, lo que ha golpeado la marca USA y ha generado pérdidas por millones de dólares en el sector.

Todo esto debido a la tregua en la guerra comercial que el gobierno de Washington inició contra China hace año y medio, el número de turistas de ese país asiático ha continuado en declive, mientras que Canadá, Europa y Asia le han ido ganando la carrera a Estados Unidos.

En general, las restricciones, retrasos y rechazos en la emisión de visas, la retórica anti-inmigrante del presidente Donald Trump, los conflictos comerciales y la creciente competencia de otros países han desgastado el tapete de bienvenida en Estados Unidos.

En su discurso sobre el “Estado de la Unión” a comienzos de año, Trump dijo que EEUU quería atraer más turismo internacional, y aunque otros factores afectan al sector – como un dólar fuerte y el debilitamiento de la economía global-, la aparente hostilidad de su política migratoria ha deprimido los viajes.