El presidente, Donald Trump, prometió durante su campaña electoral en 2016 que México pagaría por un muro en la frontera compartida. Ahora parece que será Puerto Rico, un territorio estadounidense, el que pagará al menos una parte del polémico proyecto.

El secretario de Defensa, Mark Esper, aprobó este martes un traslado de 3.600 millones de dólares destinados a proyectos de infraestructura militar para construir 11 tramos de vallas fronterizas a lo largo de la demarcación con México.

Este miércoles, el Departamento de Defensa ha publicado una lista de 127 proyectos militares que han sido retrasados como consecuencia del traslado de fondos para el muro de Trump. Puerto Rico ha sido una de las entidades más afectadas.

Al menos 400 millones de dólares se dejarán de invertir en la isla del Caribe, donde 10 proyectos militares de construcción han sido pospuestos, entre estos una subestación eléctrica y un campo de preparación de la Guardia Nacional.