En medio de la incertidumbre  que existe  entre miles de migrantes que están varados en la fronteriza ciudad de Tijuana, el inicio del gobierno de Andrés Manuel López Oobrador representa una nueva esperanza en su camino.

“Tengo fe de que él sea presidente, que todo cambiará y que será todo bien”, dice Romelia, una de las integrantes de la caravana procedente de Guatemala. López Obrador expresó que su gobierno está desarrollando una propuesta para impulsar, con Estados Unidos y Canadá, el desarrollo de toda América y evitar que estos caminos se sigan llenando de migrantes.

Y sus anhelos fueron alimentados por las palabras del mandatario mexicano, quien aseguró que nada les faltará a estos hombres, mujeres y niños que llegaron al país atraídos por la ilusión de cruzar la frontera y encontrar una vida mejor.

Para lograr este plan de inversión y crecimiento, así como otros objetivos, el mandatario planteó que conservará como hasta ahora el contacto con Estados Unidos.  “Hemos mantenido una relación respetuosa con el presidente Trump, vamos a continuar con esta relación de respeto”, afirmó.

Por su parte, el presidente Donald Trump felicitó vía Twiter a López Obrador y dijo que trabajarán muy bien juntos los años por venir.