Un juez federal ha ordenado a la Casa Blanca que modifique su política general de encerrar en centros de detención a los inmigrantes que optan por la vía legal para solicitar asilo en Estados Unidos, mientras que una demanda presentada por el Southern Poverty Law Center (SPLC) y la Unión de Libertades Civiles de Louisiana es tramitada en los tribunales federales.

De acuerdo con una notificación del mismo SPLC en su página web, el mandato preliminar emitido por el juez del distrito James E. Boasberg significa que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y la oficina de campo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) en Nueva Orleans deben restablecer los procedimientos para que los solicitantes de asilo detenidos sean liberados mediante el procedimiento conocido como libertad condicional.

En lo que va de 2019, el número de libertades condicionales otorgadas es cero, mientras que en 2016, antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca, el 75% de los inmigrantes arrestados lograba salir en libertad bajo fianza.