Todas las playas y piscinas públicas de Minneapolis estarán cerradas durante todo el verano en un esfuerzo por frenar la propagación de COVID-19.
Los baños y fuentes de agua potable también estarán cerrados, pero los parques públicos, los campos de atletismo, los parques para perros y los parques infantiles permanecerán abiertos.
La Junta de Recreación y Parques de Minneapolis anunció el cierre el jueves por la noche , diciendo que se basó en datos y pautas del gobernador Tim Walz.
“Según el pronóstico del gobernador y la preocupación por la salud y la seguridad de los visitantes y empleados del parque, (la junta del parque) se está preparando para un futuro que cambie drásticamente los servicios y programas esta primavera y verano”, dijo la junta en un comunicado. “Todos los planes están diseñados para garantizar el distanciamiento social, evitar la congregación y proteger la salud del público y los empleados”.
La junta del parque también canceló todos los programas de verano y deportes de equipo que no permiten el distanciamiento social, así como todos sus eventos hasta el 31 de agosto.
Cerrado
• Playas, piscinas para niños y parques acuáticos
• Baños y bebederos
• Todos los centros recreativos.
• Centro de interpretación de Kroening
• Jardín de flores silvestres Eloise Butler y refugio para visitantes
Abierto
• Parques y senderos
• Parques infantiles
• Campos deportivos y canchas
• Parques para perros
• Los campos de golf pueden reabrir, una vez que el gobernador lo autorice.
La junta del parque también cerró algunas calles a los automóviles alrededor de los lagos y el río Mississippi para permitir un mayor distanciamiento social para los corredores, caminantes y ciclistas.
Por Max Nesterak, Minnesota Reformer