Jessica Gallegher, de St. Paul, podría pasar más de un año tras las rejas por fingir una situación de secuestro y provocar una alerta amber en las Twin Cities en Febrero. Según el parte, llamó al 911 diciendo que su hija de dos años había sido raptada en un vehículo de su propiedad. La niña, estaba segura en casa de la abuela y la investigación demostró que la mujer fingió la situación para asustar a su ex novio.

Crédito: Foto de RODNAE Productions en Pexels