Sean Deringer, Sheriff del Condado de Wrigth llamó a no apresurarse en asignar culpas respecto al atentado que sufrió la clínica de Allina Health en Buffalo el martes pasado. Dijo aplaudir las acciones heroicas de los elementos de diversas corporaciones que intervinieron para detener al agresor y desalojar la clínica en 27 minutos. De acuerdo a los registros, el agresor había indicado anteriormente sus intenciones de llevar a cabo los hechos que se concretaron este martes e incluso violó una orden de alejamiento. En cuanto al arma que se usó, cuando los reporteros cuestionaron al mando policiaco acerca de la forma en la que la obtuvo, respondió que las leyes de armas son muy precisas y que no estaba en posición de revelar información al respecto. Lo cierto es que las acciones de Gregory Ulrich hasta el momento han dejado como saldo a una mujer de 37 años muerta. Al respecto, Donnie Overbay, viudo de la infortunada enfermera dijo que es irónico que él haya ido tres veces a combatir Afganistán, y regresara sin un rasguño, mientras que ella, haciendo su labor de ayudar a los demás, tuviera que morir de esa forma.