La Policía de West St. Paul reporta el robo de la silla que compartimos en la fotografía. Pertenece a un niño de 2 años con parálisis cerebral y está fabricada con las medidas especiales para el menor. Fue robada y si usted la ha visto o tiene algún informe, por favor reportéla al 911. El valor que puede tener de reventa es apenas una fracción de lo que cuesta adaptarla, por no hablar del tiempo y las molestias para el menor.

Como una nota que les puede resultar interesante a los roba-sillas, el Departamento de Policía de West St. Paul, al menos en el tema de homicidios, no ha dejado un caso sin resolver en los últimos 46 años, y están muy interesados en atrapar a quienes la robaron.